miércoles, 21 de abril de 2010

Caos. Escena 4

Día 27. Fin
Juan estaba tumbado mirando al horizonte, estaba anocheciendo, los rayos de sol se escapaban entre las nubes y se podía ver como un enjambre gris de lluvia regaba los campos en la lejanía.
Había sido un mes surrealista, las autoridades confirmaron por radio que en 2 o3 días máximo se recuperaría la electricidad en todo el continente y todo iba a comenzar a volver a la normalidad.
Durante los 5 primeros días, un tremendo descontrol reinó en el viejo continente, nada funcionaba, ante la falta de dinero por no operar los cajeros ni los sistemas informáticos de los banco se utilizó de manera sorpresiva el trueque e intercambios de favores entre la gente , era desconcertante cómo las personas se habían autoorganizado sin ninguna figura política que pudiese coordinar el descontrol y todo se hacía de manera muy racional y efectiva. Los generadores sólo funcionaban para hospitales, medios de comunicación y organismos oficiales, y Juan ante las perspectiva de que en 30 días no habría electricidad se voy obligado a dar vacaciones a sus empleados en resto mes.
Durante los restantes 22 días, y ante la imposibilidad de trabajar se fue cada tarde al mismo monte cercano, debajo del mismo árbol a observar el horizonte. La vida estresada, superorganizada y computerizada le impedía poder disfrutar de esos momentos que tanto le gustaban en su niñez, oír cantar los pájaros, ver la puesta de sol, sentir el viento fresco en la cara...
Para Juan aquellos días habían sido las primeras "vacaciones" en los últimos 5 años, y una sensación de paz le acompañaba cada día debajo del castaño centenario que le servía de respaldo, ya se acercaba el final de lo que se denominó "bigbang eléctrico", no se sabía muy bien como iba a cambiar el mundo tras este suceso, pero el mundo nunca iba a ser el mismo.
Inspiró profundamente, mirando al frente y de golpe en una montaña lejana se iluminaron multitud de luces, todas a la vez, se había terminado el mundo a oscuras, iba a tardar mucho en volver a ver las estrellas en la ciudad. Volvía el caos......

5 comentarios:

Astronautaentierra dijo...

oohhh podría haber sido más larga pero fue bonita mientras duró ^^
A veces parece que hace falta un fenómeno por el estilo (véase también el volcán islandés) para darnos cuenta de lo que tenemos y lo que perdemos...

Para cuando otra historia?
Un saludo

Miguelito dijo...

Hoy voy a correr solo, a ver si surje la inspiración....
Besos

sil dijo...

Pero de donde sacas la inspiración??!!
genial! por favor, escribe alguna historia más de vez en cuando, eh?
Besos!!

Anónimo dijo...

me encanta michel descubrir una parte de ti escritor, fotógrafo,tomando conciencia del presente, de lo que vives en cada momento de manera tan intensa...
ERES GRANDE MICHEL MUY GRANDE
RACHI

Miguelito dijo...

Gracias Rachi, tengo que retomar el blog y escribir algo más, pero ando tan liado, que no saco tiempo para todo.
Besos

Publicar un comentario