viernes, 7 de mayo de 2010

Vida. Capítulo 3

Al día siguiente, mientras removía tranquilamente la cucharilla de su café, se dibujó una sonrisa en su cara arrugada. Sabía que su luz estaba llegando a su fin, pero no quería irse triste de este mundo, quería disfrutar de cada momento que le había regalado la vida.
Se vistió y fue a la estación a coger un autobús para ir a visitar a sus nietos. Eran 3 horas de viaje, pero todavía tenía fuerzas y quería volver a llevarlos al parque que estaba al lado de su casa.
Al llegar a casa de su hijo, se sorprendió al verla allí, pero se alegró, al igual que sus nietecitos que la abrazaron con ternura, cada segundo lo estaba disfrutando como si fuera el último; había decidido vivir con alegría, no con tristeza. Fue una tarde increíble, compró maíz para atraer a las palomas, les dio un helado enorme, los besó, los bañó, les hizo la cena, les leyó un cuento antes de quedarse dormidos..... al llegar a cama, comenzó a recordar todos y cada uno de los segundos vividos, no sólo durante ese día, al cual dedicó mucho rato, sino a lo largo de toda su vida... se le escapaban lágrimas, que eran de alegría, no de tristeza. No quería irse de este mundo, pero sabía que había sido feliz y formó una familia maravillosa....había cumplido su meta en la vida.
Se despertó temprano, pues tenía que madrugar para ir a hacerse nuevas pruebas al hospital.
La doctora la llevó a un apartado y le dio una sorprendente noticia: " Adela, las pruebas han sido erróneas"
Adela no tenía una anemia tan elevada, con lo cual se descartaba lo de la hemorragia, le recetaban unas pastillas y le informaban de que podía volverse tranquilamente para casa, mientras retiraban una y otra vez disculpas.
Cogió el autobús de regreso a casa, sentada en el mismo asiento; su cara de tristeza ahora se tornaba en alegría. Había necesitado que le dijeran que se moría, para darse cuenta de que estaba viva.

4 comentarios:

Fernanda Mirón Parra dijo...

Es precioso!. Me gustaría llegar a ser Adela algún día. Mil besos y sigue así porfa

Astronautaentierra dijo...

Ohhhh me ha encantado aunque temía que siguiese hacia un final más triste...

Aunque lo realmente triste es que a menudo no nos acordamos de que todavía seguimos vivos

Un beso

Miguelito dijo...

Mi idea inicial era un final más triste, y con otra idea, pero al final por peticion mayoritaria me decante por algo mas enriquecedor,gracias y me alegro que os gustara.
Besos

sil dijo...

una historia preciosa con una moraleja buenísima. La verdad es que se agradece que el final haya sido feliz, apetece leer finales felices...
Besos!!

Publicar un comentario